cerebroLa estimulación temprana consiste en proporcionar información al cerebro, a través de los sentidos (todo tipo de estímulos: visuales, auditivos, táctiles, cognitivos…) antes de alcanzar una madurez neurológica para lograr así el máximo desarrollo de sus potencialidades.

Según los estudios evolutivos y neurológicos los bebés nacen con un grandísimo potencial cerebral que tiene que activarse para hacerse funcional y alcanzar un óptimo desarrollo....

La estimulación a todos los niveles hace que se establezcan conexiones entre las neuronas, que son reforzadas cada vez que las pone en funcionamiento. Así, van aumentando el número de circuitos, de interconexiones, y se va constituyendo toda una red que permite un mejor desarrollo cerebral. A mayor estimulación, mejor desarrollo, aumento de potencialidades y, por tanto, mayor inteligencia.

En los primeros años de nuestra vida es cuando se forman las conexiones neuronales y a partir de los 6 ó 7 años apenas se forman nuevas. Desde este momento el niño adquirirá nuevos conocimientos usando las conexiones ya existentes. Cuantas más conexiones se hayan formado en el niño antes de esta edad, mayor será su inteligencia y por lo tanto su capacidad para adquirir futuros conocimientos.

Para que las neuronas se desarrollen y se conecten entre ellas es necesario que el niño reciba estímulos del exterior. Un entorno rico en estímulos desarrollará las neuronas y facilitará la formación de conexiones entre ellas.

Estudios recientes sobre el cerebro de Albert Einstein demuestran que su masa era normal pero que los dos hemisferios de su cerebro estaban mejor conectados de lo normal, lo que pudo contribuir a su brillantez intelectual.

A continuación reproducimos el artículo publicado por Anastasia Gubin en La Gran Época

Einstein tenía más amplias conexiones entre ciertas partes de sus hemisferios cerebrales. El estudio, "El cuerpo calloso del cerebro de Albert Einstein: Otra pista de su alta inteligencia", fue publicado en la revista Brain, informó la Universidad de Florida el 3 de octubre.

Los científicos compararon las muestras obtenidas del cerebro del genio de la física con las de 15 personas de edad y 52 personas de sólo 26 años y descubrieron que Einstein tenía realmente conexiones particulares entre los dos cerebros.

“Los hallazgos del equipo de investigación muestran que ”Einstein tenía más amplias conexiones entre ciertas partes de sus hemisferios cerebrales en comparación con los dos grupos de control de jóvenes y mayores", comunicó la Universidad.

cuerpo-calloso

El cuerpo calloso. Wikimedia Commons

El cuerpo calloso de Einstein demostró tener estas amplias conexiones entre el cerebro izquierdo con el derecho y un grupo de académicos de la Universidad de Florida, Washington y de China, sugieren que eso pudo haber contribuido a su genialidad a temprana edad.

Cuando Einstein tenía 26 años, publicó cuatro artículos que contribuyeron sustancialmente a la fundación de la física moderna, y según el equipo de estudio cambió la opinión del mundo sobre el espacio, el tiempo, la materia y energía.

Ese año es recordado como el “annus  mirabilis”, en que dio entre otros, a conocer la teoría de la relatividad especial, que antecede en 10 años a la teoría de la relatividad general.

Se había revelado un genio, razón por la cual el cerebro del hombre que nació en 1879 en Princeton, Estados Unidos, y murió a los 76 años, despierta la curiosidad.

Los investigadores relataron que la idea del análisis más detallado surgió después que en 2012 el antropólogo evolucionista Dean Falk de la Universidad de Florida publicara imágenes de ambos lados del cerebro de Einstein en alta resolución.

El Cuerpo calloso del cerebro es conocido por ser la vía de comunicación entre el hemisferio izquierdo y derecho y puede trabajar en conjunto como en manera complementaria. Esta parte del cerebro está ligada especialmente a la Glándula Pineal, zona que desempeña un papel importante en todos los sistemas del ser humano.

Existe la creencia popular que usando ambos cerebros simultáneamente con funciones diferentes se estimula la inteligencia y el desarrollo de ambos cerebros. Un ejemplo se da al tocar una pieza musical de Bach por ejemplo.

La maestra de piano chilena, Lucila Broughton, destacó en conversaciones a La Gran Época, los importantes avances que se hacen con alumnos de corta edad cuando estudian lecciones de Bach, donde cada mano trabaja en manera diferente usando ambos cerebros, estimulando a cada cerebro, haciéndolos más diligentes.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar